Aprovecha los descuentos!

569,00€ 299,00€

47% de descuento

43,99€ 32,99€

25% de descuento

229,90€ 169,00€

26% de descuento

33,99€ 21,32€

37% de descuento

Café, la semilla del aroma y sabor

Con más de un milenio a sus espaldas, el origen del café es tan variado como su forma de tomarlo. Para algunos su origen se encuentra en Abisinia; para otros es África en general, cuando tribus nómadas tomaban los granos de café tostado como fuente de energía para sus viajes en búsqueda de sustento.

Fuera de la mitología, la planta sí que tiene su origen en África. Perteneciente a la familia de las rubiáceas, existen dos tipos que seguro te suenan: la robusta y la arábica. La arábica se cultiva en la propia África, mientras que la segunda, tras distintos procesos evolutivos, se ha adaptado, siendo su mejor lugar de producción hoy en día el continente americano.

El café es conocido por todos nosotros como una bebida amarga, principalmente tomada durante el desayuno o en la sobremesa. Y, sobre todo, como un estimulante que nos mantiene despiertos. Sin embargo, el café es hoy mucho más que esto. No solo es el producto agrícola más consumido en el mundo, fuente de ingresos principal para América Latina o África, sino que se ha convertido en símbolo de la cultura particular de cada país. Incluso dentro de nuestros países no nos ponemos muchas veces de acuerdo en cómo llamarlo, cómo prepararlo o cómo pedirlo.

Lo positivo, no obstante, es que hoy los granos y las variedades de café que te he citado son ya accesibles (y sobre todo asequibles) a todo el mundo gracias a las nuevas tecnologías, a la globalización y a la variedad de máquinas preparadoras.

Como sea, hoy es una bebida distribuida mundialmente, de especial sabor y estimulante por excelencia. Posee además propiedades beneficiosas para la salud, siempre, lógicamente, como todo en esta vida, si no abusamos.

Propiedades del café

  1. Potencia la efectividad de los analgésicos. No es raro encontrar medicamentos con cafeína.
  2. Complemento en tratamientos bronco dilatadores para aliviar síntomas.
  3. La cafeína tiene efecto diurético, evita el estreñimiento y estimula el metabolismo contra el cansancio muscular.
  4. Beberlo regularmente mejora la memoria a corto plazo.
  5. Previene, hasta un 50%, la aparición de la diabetes.

¿Qué tipos de café existen?

Tipos de café según su grano

Básicamente son los dos que te he comentado más arriba: robusta y arábica. El robusta es originario de África central. Es amargo y poco digestivo, además de tener gran concentración de cafeína. El arábico es de Etiopía en origen, más aromático, digestivo y con menos cafeína.

Por todo lo anterior, el café robusta es considerado más barato y de peor calidad que el arábico.

Tipos de café según tueste

Prácticamente en todo el mundo solo se conoce el café natural, pero en España hay diferencias con respecto a los tipos de tueste. En España sigue existiendo el llamado café torrefacto y el café de mezcla. El primero es un proceso originario de América Latina, y consiste en añadir azúcar al grano en el tueste final (son esos granos de color negro que seguro has visto en muchos paquetes). El segundo es, como su nombre indica, una mezcla, en este caso de café natural y torrefacto (en cualquier proporción).

Tipos de café más famosos y consumidos

Aunque la variedad de café es casi infinita, sí que existen unos cuantos que hoy son considerados imprescindibles, preparaciones que, más allá de variaciones, todos conocemos y consumimos. Son estos tipos de café los que a continuación voy a explicar.

Como resumen te puedo comentar que varían unos de otros por la manera de infusionar los granos, es decir, por la variedad de temperatura, tiempo y mezcla de granos que hagas, sea a mano o mediante máquina.

Espresso

Es el más popular, base de casi todos los demás. Lo puedes conocer como “exprés” o “café solo”. Es un café hirviendo, que sale con mucha presión y muy rápido. Es negro, fuerte, espeso y con esa típica espuma dorada tipo crema.

Te recomiendo, como amante del café, que lo bebas sólo (si el café es bueno no te amargará en exceso) o con un mínimo de azúcar. Si lo quieres corto usa poca agua, mientras que si lo quieres más suave, échale más agua (largo).

A partir de esta base, haz volar tu imaginación: echa un poco de leche al vapor (espresso macchiato), orujo (carajillo)…

Cappuccino

Para hacerlo, mezcla en partes iguales tu café espresso, leche bien caliente y espuma de leche. Si le espolvoreas azúcar, cacao o chocolate puedes incluso transformarlo en un postre riquísimo. Si lo haces con muy poca leche, será un cappuccino seco. Si por el contrario, no te gusta el amargor del café y usas mucha leche, será un cappuccino mojado.

Es más, prueba a tomarlo frío durante el caluroso verano. Te sorprenderá.

Americano

Como su nombre indica, es típico de América en general, aunque se suele atribuir su “invento” a los estadounidenses. Es una gran taza de agua caliente con un chorrito de café espresso. ¿Puedes echarle azúcar o leche? Sí, sin duda, pero el original no lo lleva.

Como con el cappuccino, prueba a hacerlo frío con mucho hielo picado durante el verano y verás que es bastante refrescante y nada fuerte de sabor.

Café Latte o Macchiato

El café con leche de toda la vida. Sin embargo, debes de tener en cuenta que es casi todo leche, apenas una pizca de café espresso. Es, por tanto, un café más dulzón, incluso aunque no le eches azúcar, ideal para mojar bollería o galletas. Algunos lo preparan, es cierto, al 50% de café y leche. Incluso usan nata, que le da una textura muy especial.

Sin embargo, el original es como te cuento (de ahí que se conozca como café “manchado” o macchiato). Si le echas vainilla o caramelo irá variando. Es un mundo de incontables posibilidades.

Café cortado

Es la variante del anterior: un espresso con solamente una gotita de leche. Sin más.

Café Moca, Mokaccino, Mocha o Moka

Con todos estos nombres se conoce a lo que es básicamente un café cappuccino con sirope de chocolate caliente y que puede ser decorado con crema batida o, en su defecto, un café que, en vez de leche, tiene sirope de chocolate o chocolate a secas.

Café Bombón

Con este sugerente nombre se encuentra un café muy fácil de preparar y cuyo origen es español. Consiste en mezclar un café espresso con leche condensada y un poquito de agua. Sírvelo en una copa alta transparente para que se vean las capas de café y leche y ya lo tienes. ¡Muy rico, aunque no apto si estás haciendo dieta o tienes la azúcar alta!

Flat White

Este seguramente no lo hayas probado, puesto que es más consumido en los países anglosajones tipo Reino Unido o Australia. Es una o dos dosis de café espresso con una capa de crema de leche o nata. Es parecido al cappuccino, pero la nata no tiene aire, con lo que todo queda más sutil y menos ligero.

Café Ristretto

Este café es igual que el espresso, pero apenas dura 15 segundos su extracción (la mitad que el espresso), por lo que solo tenemos 15-20 ml de bebida. Es una bomba de sabor y aroma, pero que se toma, como habrás visto en algunas películas, de un sorbo, con una mini taza.

¿Cuá es el mejor café?

Debatir esto es perder el tiempo, puesto que en la variedad está el gusto y no nos vamos a poner de acuerdo. Todos conocemos a personas que disfrutan de, por ejemplo, chocolate de baja calidad y el bueno no les gusta porque les sabe amargo. Y todos también de vez en cuando hemos decidido darnos un capricho y comprar un producto bueno y caro.

Con el café pasa lo mismo. Ya no es por precio, que más o menos todos podemos de vez en cuando, como te he dicho, darnos un capricho, sino que nuestros gustos son distintos, ya no solo físicamente sino culturalmente heredados.

Por tanto, responder cuál es el mejor café del mundo es casi imposible. Sí que, a modo de guía, los mejores del mundo son los más caros, cosa que también pasa con otros productos gourmet como el vino o el foie.

Sin embargo, si a día de hoy tuviese que escoger uno, me inclinaría por Guilis y su línea Black Blend. De buena relación calidad precio, esta marca española se ha convertido en referencia. Dentro de sus exclusivos cafés destaca este que te comento, con granos arábicos y tueste natural. Su lata negra, de 80-100€ de precio, es símbolo de su elevada condición.

Aparte de Guilis, también te puedo destacar a otra compañía española, Saula, con su línea Gran Espresso Premium, o las compañías de granos de café mezclados con excrementos. Esto puede sorprenderte, pero es muy habitual (son los granos que expulsan algunos animales tras consumir la planta de café correspondiente). Son costosos y de recogida, obviamente, manual, tales como el Black Ivory o el Kopi Luwak.

Por lo tanto, como ves, hay donde escoger, aunque, como siempre, y como te he comentado, todo depende de tus gustos, presupuesto y, por supuesto, disponibilidad.

Tipos de cafeteras

Hay tantas cafeteras en el mercado, de tantos estilos, para tanto tipo de usuario (desde un novato a un experto), que es para volverse loco. Además, los precios, para bien y para mal, no están unificados, y cada fabricante escoge su precio, cada gran almacén su oferta y cada poco hay renovaciones.

¿Por qué variedad de café vas a optar? ¿Será tu cafetera manual o automática? ¿De qué accesorios dispone? ¿Prefieres de cápsulas, americanas, express o goteo? ¿Tipo Nespresso, monodosis estilo Phillips, posibilidad mixta de cápsulas y molido?

Voy a intentar ayudarte a escoger.

Cafeteras de cápsulas

Una cafetera de cápsulas es un sistema que usa unas cargas con café ya compactado, haciendo que ganemos rapidez y que cualquier usuario, de forma casi automática, realice un café.

Cosas que debes de tener en cuenta a la hora de comprar una cafetera de cápsulas

  • Bares de presión. Un Bar es una unidad de presión que equivale aproximadamente a una atmósfera. En palabras sencillas, es la fuerza que ejerce el motor. Al menos 19 bares debería tener la cafetera para poder conseguir un café cremoso y perfecto.
  • Peso y medidas. El diseño de cafeteras de este tipo es mucho más osado y estético que las cafeteras, digamos, “tradicionales”. Saben que el usuario es un usuario doméstico que también busca lo vistoso para su hogar. Busca por tanto también la que se ajuste más a tu estilo o al espacio disponible en tu cocina, pues las hay menos voluminosas (largas) y otras que lo son más (anchas). Por otro lado, y aunque no están preparadas para el transporte, debes tener en cuenta su peso. Podemos encontrar algunas de apenas 3 kilos y otras de más de 5 kilos.
  • Depósito de agua y consumo. Algunos depósitos no llegan a 0,6 litros y otros tienen más de 2 litros. La primera tendrá menos vatios de potencia y la segunda necesitará más fuerza. ¿Estás soltero o tienes familia? Esto deberás tenerlo en cuenta. Mira también la eficiencia energética, pues no será lo mismo una que otra según capacidad.
  • ¿Se puede limpiar en el lavavajillas? ¿Únicamente a mano? ¿Duración de los materiales? ¿Te avisa automáticamente de la descalcificación? Por otro lado, esta descalcificación, que no es otra cosa que el proceso por el cual debemos limpiar los circuitos de la cal del agua, es obligado en cualquier cafetera, así que no te dejes engañar por el que propone “limpieza para siempre”.
  • Tipos de cápsulas. Otro apartado a tener en cuenta y que a veces se olvida. Algunas marcas solamente permiten el uso de cápsulas oficiales. Así, no podrás colocar cápsulas de marca blanca, ni mucho menos rellenables. Las de una marca no valen para otra, por tener distinto tamaño o peso.

Ventajas

  • Escoge la cápsula con el tipo de café que quieres, cárgalo y listo. No mezclas raras, ni café perdiendo su aroma a los pocos días ni más pérdida de tiempo.
  • La cápsula usada es expulsada. Solo la taza o el vaso que has usado quedan sucios. Es cierto que se debe descalcificar cada 6-7 meses, pero esto es común a todos los tipos de cafetera. Pero mientras, ni limpieza de filtro, ni de cacillo, ni nada.
  • Variedad de cafés y diseños. No solamente las preparaciones típicas están a tu mano, como corto o largo, o las variedades más elementales, sino también excentricidades como avainillado, al chocolate… Es verdad que estas últimas son para cafeteras como las Dolce Gusto o las Tassimo, pero lo que quiero demostrarte son todas las posibilidades que se te abren. El café se mantiene aromático y fresco guardado en la cápsula. Además, la variedad de diseños y estilos es genial para convertir tu cafetera en algo más, en un elemento que eleva el nivel de tu cocina.

Desventajas

  • El café en el interior de las cápsulas ya está compactado, y por tanto no podemos elegir la mezcla, la dosis, su prensado… Los más sibaritas del café rechazan este tipo de máquinas por este motivo, a pesar de que cada vez las cápsulas son de más calidad.

Cafeteras express

Es un tipo de cafetera que sirve para elaborar un café doméstico más parecido al de una cafetería.

Cosas que debes de tener en cuenta a la hora de comprar una cafetera espresso

  • ¿Automática o manual? La segunda es para aquellos usuarios que muelen su propio café (y, por tanto, buscan que traiga molinillo), y la primera es para un usuario normal, que no quiere tener que prensar él mismo. Las automáticas, además, son más rápidas, pero también más caras.
  • Si te has decidido por una cafetera de este tipo, es que te gusta el café en su sentido más profundo. Por tanto, piensa si la cafetera debería incluir o no un vaporizador para hacer cappuccinos y lattes. Lo mismo para el complemento molinillo.
  • Peso y forma. Las automáticas son más pesadas y ocupan más que las manuales, y ambas más que las de cápsulas o de otro tipo. No es ninguna broma, pues se puede convertir en un trasto si no tienes espacio. Si es de acero inoxidable o de mayor capacidad, mejor.

Ventajas

  • Proceso y mayor libertad. Los más apasionados las prefieren, pues pueden elegir qué tipo de café le introducen a su cafetera. Nos permite un mayor seguimiento del proceso cafetero, desde moler a prensar, pasando por escoger la mezcla. Y, si no queremos calentarnos la cabeza, existen automáticas o semi.

Desventajas

  • Normalmente son más caras que otros tipos.
  • Dificultad y disparidad de modelos. El usuario doméstico normal puede arrepentirse y pensar que debía haber comprado una de cápsulas. La automática facilita las cosas, pero no tiene ni filtro ni portafiltro. Así que no, no son iguales la manual que la automática por mucho que diga el fabricante, por lo menos para el usuario avanzado que sí aprecia las diferencias.
  • Lógicamente, a mayor proceso la limpieza se complica. Tiene además una electrónica más complicada.

Cafetera de goteo o americana

Son las más populares en el mundo (y en América, de ahí el nombre) y son las que usan filtro. Aquí no pasa inyectada el agua a presión como la express sino que lo hace con agua caliente que pasa poco a poco a través del filtro (por “goteo”). Se necesita un café de molido mediano.

Cosas que debes de tener en cuenta a la hora de comprar una cafetera de goteo

  • Depósito. Suelen usar más agua, pues las de goteo usan toda el agua del tanque en cada preparación.
  • Las encontraremos de cristal o de acero. El material de esta última mantiene el calor más tiempo.
  • Algunas traen su propio filtro reutilizable mientras que otras traen el típico filtro desechable. Normalmente se puede escoger. El desechable da resultados más finos y el reutilizable deja más impurezas, pero mayor densidad.
  • Tecnología. Existen con temporizador para elegir inicio, mantener el café caliente…

Ventajas

  • Suelen ser más baratas y asequibles, además de fáciles de usar. Claro que hay una gama desde las más “de juguete” a las más expertas y robustas.
  • De una tacada se puede realizar una docena de tazas, no como las espresso o las de cápsulas, que son preparaciones individuales o un par de tazas a lo sumo.
  • El filtro a la basura, la jarra un enjuague rápido y se acabó. Más fácil, imposible.

Desventajas

  • Tarda más que las anteriores cafeteras, si bien es cierto que es porque hace más cantidad.
  • Da un buen resultado, pero más bien un café de diario, poco concentrado. Si quieres crema, posibilidades de prensado, etc., no es esta máquina para ti.

¿Cuál es el mejor tipo de cafetera?

Tal y como siempre digo, hacer una elección de este tipo es algo muy personal. Cada persona somos un mundo.

Sí que te recomiendo que leas las ventajas y las desventajas que te he ido comentando de los tipos de cafeteras más famosas que existen en el mercado. A eso debes añadirle tú presupuesto disponible y, obviamente, tus gustos en cuanto a café (que también te he comentado al principio de este artículo los más famosos, así como sus preparaciones más típicas).

A modo general, puedo decirte que optes por una cafetera de cápsulas o las espresso automáticas si lo tuyo es el café aromático recién hecho de cafetería, pero no eres un cafetero en el sentido de que te gusta controlar la molienda, los diferentes tuestes, las temperaturas y cantidades, etc. Si, por el contrario, eres un amante del café recién molido, si te gusta controlar la crema y las potencias, si, en definitiva, te gusta este mundo y te gusta “jugar”, escoge sin duda una espresso manual.

Por último, si te gusta el café como te gustan otras bebidas, simplemente por su sabor o porque te es estimulante, con comprar una barata y funcional cafetera de goteo o americana, tendrás un buen resultado a precios imbatibles.